Llámanos al 5536 0605 y 5536 1117

Conoce la Dieta DASH

Una opción para el paciente diabético. 

 

La dieta DASH es el resultado de investigaciones científicas realizadas en diferentes centros médicos de Estados Unidos durante el año de 1997 y  que sus siglas en inglés significan “Abordaje Dietético para Detener la Hipertensión” (Dietary Approach to Stop Hypertension), la cual tiene como objetivo disminuir la presión arterial de un paciente con diabetes. 

La dieta DASH integra una serie de alimentos diferentes, ventaja sobre las otras dietas, ya que no restringe al paciente de los alimentos que más le gustan; sin embargo, contiene menos minerales y sodio y por eso es ideal para controlar la hipertensión. Además, ayuda a prevenir la osteoporosis, enfermedades del corazón, apoplejía (accidentes cerebrales) y diabetes. 

Los científicos llegaron a comprobar la efectividad de esta dieta y llegaron a la conclusión que siguiéndola correctamente, en 14 días bajarían notablemente la presión arterial del paciente. Su éxito radica en la cantidad de porciones recomendadas para cada comida; primero se empieza a notar como tu cuerpo elimina la sal poco a poco, hasta tener una presión normalizada. 

A continuación mostraremos las porciones recomendadas por cada grupo de alimentos: 

Granos: De 7 a 8 porciones por día, se pueden mezclar cereales, arroz y pastas integrales. Se recomienda evitar harinas refinadas como el pan blanco y las pastas comunes. 

Vegetales: De 4 a 5 porciones por día, los cuales pueden ser verduras verdes, espinacas, brócoli, zanahoria, calabaza, papa, jitomate, frijoles y chícharos.

Frutas: De 4 a 5 porciones diarias, se deben de consumir de preferencia en piezas enteras y jugos. 

Lácteos: De 2 a 3 porciones, puede ser de leche, queso y yogurt semidescremados.

Carne: De 1 a 2 porciones por día de pollo y mariscos, debido a que también entran en la categoría de los nutrientes, se añade en este rubro el huevo y tofú. 

Grasas: De 1 a 3 porciones por día de mantequilla, margarina, mayonesa y aderezos para ensaladas.

Frutos secos y leguminosas: De 4 a 5 porciones semanales de nueces, pepitas, avellanas, cacahuates, crema de cacahuate y lentejas. 

Dulces: De 1 a 5 porciones semanales de azúcar, mermeladas, chocolates, refrescos y concentrados de frutas.